Mi foto
Lima, Peru
Nuestros contenidos tienen por finalidad incentivar y motivar en ti, el deseo de vivir con mente, alma y cuerpo en salud, bienestar y felicidad. La Asociación Empezar desde Hoy te da la Bienvenida!

Claves para sentirnos felices

Las diez claves de la felicidad fueron desarrolladas por la organización Action for Happiness en base a las investigaciones realizadas sobre aquellos comportamientos o acciones que pueden realizar las personas para aumentar su bienestar y felicidad:
1. Hacer cosas por los demás: la generosidad está unida al centro de recompensa de nuestro cerebro, de manera que ofrecer a los demás nuestra ayuda, tiempo o energía también aumenta nuestro propio bienestar. Ser amables y preocuparnos por los demás parece ser contagioso, ya que cuando vemos a alguien ser amable o cuando los demás son amables con nosotros, tenemos más probabilidades de serlo también con los demás.
2. Relacionarse con los demás: las personas que tienen sólidas y variadas relaciones con otras personas son más felices, más sanas y viven más. Las buenas relaciones de calidad con los demás dan sentido a nuestras vidas, nos hacen sentir que pertenecemos a un grupo en el cual lo principal es experimentar gratos momentos que enriquezcan nuestra vida.
3. Hacer ejercicio: la mente y el cuerpo están conectados, por tanto los ejercicios pueden mejorar nuestro estado de ánimo, aumentar nuestra vitalidad y energía.
4. Ser consciente del mundo a tu alrededor: si te detienes a mirar a tu alrededor, puedes descubrir que hay un mundo mucho más amplio del que creías justo a tu lado, esto implica ser más consciente de lo que llega a ti a través de tus cinco sentidos, observándolo todo sin juzgarlo. Hagas lo que hagas, lo estás haciendo con tus cinco sentidos, dejando que esa tarea te absorba y mantenga tu atención sumergida en el presente.
5. Aprender cosas nuevas: el aprendizaje de cosas nuevas aumenta nuestra felicidad porque nos expone a ideas nuevas, nos mantiene ocupados y absortos en algo que nos interesa, aumenta nuestra sensación de competencia y fortalece la autoestima. Puedes aprender por tu cuenta, unirte a algún club, practicar un deporte poco común, etc.
6. Tener metas: las metas aportan una sensación de dirección a nuestras vidas, nuestras metas deben ser realistas y alcanzables, con cierto grado de dificultad para motivarnos, pero no tan complicadas como para resultar imposibles.
7. Desarrollar la resiliencia: tarde o temprano, a todos nos llegan las malas rachas: el estrés, las pérdidas importantes, los fracasos, los golpes de la vida, etc. A menudo, no podemos evitar que suceda, pero sí podemos decidir cómo vamos actuar ante esos reveses. La resiliencia hace referencia a la capacidad para afrontar la adversidad y superarla sin dejar que nos hunda. Una forma de hacerlo consiste en cambiar nuestro modo de pensar acerca de la adversidad y nuestro modo de relacionarnos con ella.
8. Emociones positivas: las emociones positivas como la gratitud, alegría, inspiración, etc., cuando se experimentan de manera habitual nos ayudan, no sólo a sentirnos mejor, sino también a tener más recursos. Sin dejar de ser realistas, podemos optar por centrarnos en los aspectos positivos de una situación.Las emociones positivas nos ayudan a ampliar nuestras percepciones, responder mejor ante las exigencias de la vida, ser creativos, afrontar mejor las dificultades, estar más abiertos ante las nuevas ideas. “El miedo cierra nuestras mentes y nuestros corazones, mientras que las emociones positivas abren literalmente nuestras mentes y nuestros corazones, realmente cambian nuestra forma de pensar y nuestra bioquímica” (Dra. Barbara Fredrickson, Universidad de Carolina del Norte).
9. Autoaceptación: aprender a aceptarnos tal y como somos, ser amables con nosotros mismos incluso cuando cometemos errores, aumenta nuestro bienestar, satisfacción y resiliencia, nos ayuda también a aceptar a los demás tal y como son.
10. Significado: las personas que piensan que sus vidas tienen un significado o un propósito son más felices y tienen una mayor sensación de control, además experimentan menos ansiedad, estrés o depresión. Cada persona encuentra significado y propósito de un modo diferente. Algunos lo encuentran en un trabajo vocacional, otros en la maternidad o paternidad, otros en las creencias religiosas, etc. Lo que todos tienen en común es que les aporta una sensación de pertenencia a algo más grande que ellos mismos y que ayuda a las personas a responder a la pregunta de por qué estamos aquí o qué sentido tienen nuestras vidas.