Mi foto
Lima, Peru
Nuestros contenidos tienen por finalidad incentivar y motivar en ti, el deseo de vivir con mente, alma y cuerpo en salud, bienestar y felicidad. La Asociación Empezar desde Hoy te da la Bienvenida!

Aprende a cultivar y cuidar los elementos que construyen una relación de pareja

El psicólogo Robert Stenberg estudió el amor en pareja y describió 3 elementos existentes en ella, los denominó, la pasión, la intimidad y el compromiso. La Pasión es aquella atracción física y sexual que sientes por una persona. Suele ser lo primero que aparece cuando conoces a alguien. Es una emoción intensa que te empuja hacia esa persona, a desear pasar tiempo con ella y conocerla más. La Intimidad es un factor que va surgiendo poco a poco, conforme van conociéndose y compartiendo confidencias, experiencias, sueños. Para que surja la intimidad es necesaria la Confianza para hablarle a esa persona de ti y de los aspectos más íntimos de tu vida, tus esperanzas, tus miedos, tus alegrías, tus deseos o las cosas que son importantes para ti. La intimidad se convierte en la base principal del amor. El Compromiso significa estar dispuesto a permanecer en esa relación a pesar de las dificultades que puedan surgir, haciendo lo posible por resolver los problemas y manejar adecuadamente desacuerdos y malentendidos. El compromiso requiere Madurez, implica estar dispuesto a ver lo mejor de la otra persona y a trabajar juntos para hacer que la relación funcione del modo más beneficioso para ambos. El compromiso no significa que van a estar de acuerdo en todo, sino que se respete las diferencias y se aprenda a llegar a acuerdos. Las personas que tienen un fuerte compromiso permanecen juntas a lo largo de los años, a pesar de los cambios que el tiempo trae consigo, como la pérdida del atractivo físico, la vejez o la enfermedad. Es importante que se cultiven adecuadamente estos elementos en una relación, por eso considera estas pautas:
 - En pareja tenemos que ser conscientes de crear vínculos emocionales, relaciones basadas en una conexión emocional sana y no dependiente. Comprender que elegimos a nuestra pareja para sentirnos bien y no para depender emocionalmente de ella.
- Hacer una evaluación personal, muy íntima y sincera de nuestra autoestima, del respeto, de nuestra escala de valores, ya que si descubrimos que carecemos de una autoestima sólida tendríamos que hacer los ajustes convenientes en nuestra percepción e interpretación de lo que vivimos y sentimos respecto a nosotros y al lugar que tenemos en la relación de pareja.
- Desarrollar el contacto visual, los besos y abrazos con nuestra pareja, ya que así se activa la hormona del amor (oxitocina) y la hormona de la felicidad (serotonina), ambas cumplen un efecto muy positivo sobre la salud.
- Reír juntos, celebrar sin motivo, recordar anécdotas vividas juntos, sorprender al amado, etc. benefician y mantienen los vínculos afectivos de forma saludable.
- Entrenar constantemente nuestro lenguaje asertivo porque es importante cuidar de las palabras que usamos cuando le hablamos a nuestra pareja, tratemos de no usar calificativos que denigren o humillen a la persona que amamos. En este punto saber comunicarnos y ser tolerantes es muy importante.