Mi foto
Lima, Peru
Nuestros contenidos tienen por finalidad incentivar y motivar en ti, el deseo de vivir con mente, alma y cuerpo en salud, bienestar y felicidad. La Asociación Empezar desde Hoy te da la Bienvenida!

El impacto de nuestra herencia psíquica

Recientes investigaciones han puesto al descubierto que situaciones traumáticas producto de la violencia, por ejemplo, en el holocausto o dictaduras, afectaría también la psicología emocional, no sólo de sus protagonistas sino también de las generaciones de sus descendientes. Este fenómeno estudiado por las psicólogas Ximena Faúndez y Marcela Cornejo, es recopilado en su obra "Aproximaciones al estudio de la Transmisión Transgeneracional del Trauma Psicosocial", usando términos como "aspectos intergeneracionales del trauma" y "legado multigeneracional del trauma" que describen las consecuencias que tienen los traumas heredados de generación en generación sobre la psique del grupo familiar. "El trauma psíquico es consecuencia de un suceso traumático o de una secuencia temporal de sucesos menos intensos que sobrepasan la capacidad de la persona para hacerle frente", explica la psicoterapeuta Iria Salvador. Según la experta las consecuencias del trauma afectarían a quien lo vive directamente y también a la familia y personas próximas, lo cual podría llegar a disminuir las capacidades de la víctima para desarrollar formas sanas de afrontar conflictos. Esta transmisión generacional puede provocar el fenómeno conocido como Efecto Segunda Generación o ESG, que considera que situaciones como guerras, terrorismo,dictaduras, desastres naturales, accidentes mortales, etc. afectarían a un conjunto de personas al mismo tiempo teniendo un alcance social colectivo. El ESG también puede producirse en una escala más pequeña, a nivel individual, a través de eventos traumáticos como violencia familiar, violaciones, asesinatos, etc. Para la especialista Salvador, los posibles síntomas abarcan desde trastornos físicos (problemas digestivos, dolor crónico, alteraciones en la percepción sensorial o problemas psicosomáticos) hasta trastornos emocionales (sentimientos de desesperanza, enfado, rabia, injusticia e impotencia, desinterés, inseguridad, ansiedad, depresión, baja autoestima). Es recomendable hallar una solución en la psicoterapia pues es importante conocer la historia familiar, ya que ello nos ayuda a ampliar nuestra consciencia y ver de dónde pueden venir algunas sensaciones que experimentamos sin saber por qué, hallándole así el sentido a lo que hemos heredado de forma inconsciente.