Mi foto
Lima, Peru
Nuestros contenidos tienen por finalidad incentivar y motivar en ti, el deseo de vivir con mente, alma y cuerpo en salud, bienestar y felicidad. La Asociación Empezar desde Hoy te da la Bienvenida!

El coctel del Amor


Las investigaciones sobre el amor nos explican que durante el proceso de amar nuestro cerebro es capaz de generar intensas emociones que forman parte de las fases del enamoramiento. Precisamente, la producción de hormonas que se liberan nos permite crear y creer en el mágico ambiente de felicidad y plenitud que se vive cuando se inicia el romanticismo. La “hormona del amor” u oxitocina es estimulada cuando hay caricias y abrazos, por ejemplo, entre los amantes, durante el contacto entre madre e hijo, cuando se desarrolla la paternidad. Ésta juega un papel importante en el ciclo de la respuesta sexual humana, al parecer altera las señales del cerebro relacionadas con el reconocimiento social a través de las expresiones faciales y corporales. Se ha descubierto que la comunicación visual se ve afectada por la oxitocina ya que contribuye a generar emociones de amor, miedo, confianza y ansiedad en relación con otras personas. Durante la fase del deseo, la adrenalina hace que se aceleren los latidos del corazón, la boca se seque o las manos suden. Cuando se siente la atracción hace su aparición la dopamina, esta sustancia es segregada cuando se experimentan situaciones placenteras, como las relaciones sexuales o comer chocolate. La serotonina y la oxitocina son las encargadas de estrechar lazos con el otro en la unión corporal y emocional. La vasopresina calma y estabiliza los sentimientos eufóricos que inician el romance, desarrollando el compromiso estable. Se ha demostrado que aquellas parejas veteranas que siguen enamoradas como el primer día, mantienen niveles de dopamina similares a los primeros meses de enamoramiento.