Mi foto
Lima, Peru
Nuestros contenidos tienen por finalidad incentivar y motivar en ti, el deseo de vivir con mente, alma y cuerpo en salud, bienestar y felicidad. La Asociación Empezar desde Hoy te da la Bienvenida!
... Y el Ángel dijo: “... Bendita eres entre todas las mujeres y Bendito es el fruto de tu vientre, JESÚS...” María dijo: "... Hágase en mí según tu palabra...” Quisiera poder sentir la sensación de María, una mujer humilde y de buen corazón recibiendo en su vientre al Hijo de Dios, un regalo realmente hermoso, albergar al Hijo del Rey, Dios hecho carne, aquel que cumpliría la Misión más grande: limpiar nuestros pecados por amor. Pudo tener TODO, pero eligió venir sin NADA a un pueblo en que la noche debió estar muy oscura, en un lugar donde no existía nada material y ninguna comodidad, pero había algo hermoso: AMOR Y DULZURA representados en María y José."
...Yo quisiera poner a tus pies, algún presente que te agrade Señor, más tú bien sabes que soy pobre también y no poseo más que un viejo tambor... en TU HONOR FRENTE AL PORTAL TOCARE CON MI TAMBOR..." Guíados por una bella Estrella que señala el camino, humildes pastores llevan consigo todo lo que poseen y lo ofrecen con amor. Cuenta la canción que un niño, como tu hijo o el mío, fascinado por el brillo de la Estrella, va marcando el camino al son de su viejo tambor. El niño llegando a Belén se abre paso en medio de adultos, pastores y animales que habían llevado ellos, se postra ante el Pesebre y seca una lágrima sin saber qué ofrecer, entonces, recuerda su tambor y le ofrece a Jesús con humildad lo que posee: su talento para tocar su viejo tambor y toca para su Rey."
...Cuando Dios me vió tocando ante Él me sonrió..." Yo escuché que para recibir a Dios hay que ser como un niño, inocente, limpio y humilde, como siendo el tamborilero para una noche especial como la del 24 de Diciembre. Este niño esperaría las doce con una sonrisa enorme que sería el camino que nos lleve hasta un Belén diferente, tu casa y la mía, algunas con poco, otras con mucho, pero ese Belén le va a encantar a Jesús. Ofrécele igual que el Tamborilero lo mejor que posees y regálale esta Navidad un Pesebre Hermoso, Limpio y Humilde: Tu Corazón.
Escrito por: Vhane.