Mi foto
Lima, Peru
Nuestros contenidos tienen por finalidad incentivar y motivar en ti, el deseo de vivir con mente, alma y cuerpo en salud, bienestar y felicidad. La Asociación Empezar desde Hoy te da la Bienvenida!

La Humildad


Nuestros amigos en el Facebook y del Hotmail respondieron nuestra pregunta acerca de la Humildad. Cada comentario nos trajo una repregunta nueva. La Asociación Empezar desde Hoy, agradece a Marta, Rosemarie, Gabriela, Ximena, Dominica, Raúl, Alexis, entre otros, quienes se tomaron un minuto de su tiempo para compartir lo que piensan con nosotros. Aquí colocamos una parte del texto que aparece en "Anotaciones de la cátedra de comportamiento organizacional del Área de Postgrado de Faces, Universidad de Carabobo", en el cual nos explica:
"... Se nos agrega textualmente, que más aún, la humildad es requisito indispensable del verdadero aprendiz, del verdadero discípulo, pues mucha de la disciplina de éste deberá estar basada en la conciencia de lo limitado de su conocimiento para precisamente, en razón de esta carencia, buscar activamente llenarse de él, ya sea a través de los maestros, del impulso a la meditación, del diálogo con sus semejantes o de la investigación personal. La mente humilde es receptiva por naturaleza y por lo mismo es la que mejor está dispuesta a escuchar y aprender. En el caso opuesto, está la mente arrogante que por saber mucho de algún tema, se cree capaz de discernir asuntos sobre los cuales no conoce ni los principios más básicos, creyendo estar preparada para emitir juicios válidos sobre cosas de las que no tiene ni la más remota idea. En esta carencia de reconocimiento de los límites de su conocimiento, el arrogante construye su ilusión de ser más importante que los demás. Habitualmente el arrogante incurre en la crítica destructiva que sólo puede conducir al territorio de las hostilidades, pero que no ayuda a nadie..."
Entonces, para cultivar la humildad en nuestras acciones, es importante reconocer que tenemos fortalezas y debilidades, las que nos hacen ser distintos y únicos ante los demás. Aquello nos hace comprender que lo que hagamos con nuestras fortalezas y debilidades, será siembra y fruto de nosotros mismos. Por ello, nuestro derecho es desarrollarnos y progresar tanto como lo deseemos y planifiquemos. En esta evolución, nunca dejamos de APRENDER, siempre habrá alguna enseñanza en todo. Negar que necesitamos APRENDER y que podemos ENSEÑAR al que no sabe, o MINIMIZAR lo que otros hacen, o PREGONAR con ARROGANCIA lo que somos, nos aleja de la práctica de la HUMILDAD.